La psiquiatría es la disciplina científica que se dedica al tratamiento médico de los trastornos psicológicos y enfermedades mentales. En nuestro instituto, el tratamiento que ofrecemos en muchas ocasiones es combinado: tratamiento farmacológico con tratamiento psicológico.

La razón principal de usar un tratamiento combinado es la de ofrecer cambios y mejoras en mayor brevedad de tiempo y una menor tasa de recaídas.

Una medicación bien ajustada a la problemática presentada puede reducir significativamente los síntomas y aliviar temporalmente el sufrimiento emocional.

Por tanto, la intervención terapéutica recomendada es combinada:

  • Cognitiva: mediante la Terapia Racional Emotiva Conductual, la persona toma conciencia de las ideas o creencias irracionales que causan su estado emocional alterado y las estrategias para cambiarlas.
  • Farmacológica: mediante el uso temporal de fármacos antidepresivos o ansiolíticos que ayudan a aliviar temporalmente los síntomas psicosomáticos mientras se trabaja a nivel psicológico.

El tratamiento farmacológico es supervisado por la Doctora Nilda, licenciada en Medicina Especialidad Psiquiatría y psiquiatra adjunta en los servicios de salud mental de Sant Joan de Déu.

Área de Terapia

Nos ocupamos tan sólo aquellos casos en los que se confirma que el síntoma dolorestá provocado directa o indirectamente por conflictos emocionales y de relación como trastornos de ansiedad o desadaptativos y trastornos del estado de animo. Quedan excluidos los casos de Psiquiatría mayor que merecen un tratamiento diferente y especializado.

Los síntomas psicosomáticos son atribuidos al estado de nerviosidad, y el tratamiento suele ser farmacológico con analgésicos o miorelajantes. Este tratamiento médico, habitual y correcto, suele mejorar los síntomas aunque como ya es sabido no inciden en las causas que generan el síntoma. Otros casos de ‘somatizaciones’ son derivados a los servicios de Psiquiatría. Algunas personas lo precisan pero la mayor parte de casos no suele presentar un perfil ‘psiquiátrico’, y el tratamiento también suele ser sintomático: ansiolíticos y/o recaptadores de serotonina.

Aparte de los síntomas propios de la ansiedad que afectan al sistema muscular como el ahogo, la inestabilidad y el mareo, el dolor de origen psicosomático suele manifestarse en dolores de espalda (cervicalgias  y lumbalgias), cefaleas tensionales, dolores torácicos , abdominales o referidos a partes del cuerpo concretas. Otros síntomas funcionales que también pueden ser debidos a un exceso de tensión en el sistema muscular por causa emocional serían: fatiga, alteración de la coordinación, del equilibrio, dificultades para la deglución, nudo en la garganta, afonía, alteraciones de la sensibilidad táctil, etc

Utilizamos un modelo de intervención terapéutica mixta (cognitiva y postural) de corta duración y eficaz para el dolor psicosomático porque es la aplicación coordinada de dos técnicas reconocidas:

  1. La Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC) por  medio de la cual la persona puede tomar conciencia de aquellas ideas o creencias irracionales que probablemente están causando su estado emocional alterado y puede también aprender como cambiarlas.
  2. La Técnica de Reeducación Postural (DFA), un sencillo trabajo corporal que permite a la persona tomar conciencia de la manera con la que esas emociones alteradas ocupan lugar en el propio cuerpo, de  los patrones de tensión específicos  que ella misma adopta y de la posibilidad que tiene de aprender a hacer lo necesario para que eso no suceda. 

El tratamiento de reeducación postural es supervisado por Montserrat Calvo, licenciada en Psicología Especialista en Clínica y practicante autorizada en la técnica de reeducación postural y del movimiento (DFA).