Problemas de Autocontrol de la ira

Consiste en la aparición de episodios en los que existe una gran dificultad para controlar los impulsos agresivos o destructivos. La persona es consciente de dicha dificultad pero no sabe cómo pararlo y ha hecho intentos fallidos de autocontrol.

Durante los episodios agresivos puede aparecer violencia física, verbal o destrucción de objetos o propiedades, que no haría en estados emocionales tranquilos.

El grado de agresividad es desproporcionado con respecto a la provocación o a la intensidad del estímulo que ha precipitado la respuesta de ira.

La dificultad para controlar la ira puede causar a la persona:

  • Un incremento de las propias frustraciones.
     
  • Una dificultad para solucionar los problemas.
     
  • Una imagen personal muy pobre de uno mismo.
     
  • Problemas de salud debido al aumento de la presión arterial y al desgaste físico.
     
  • Problemas de maltrato físico y psicológico.
     
  • Sentimientos de culpa.
     
  • Problemas de relación.
     
  • Sentimientos de soledad.

 

Tratamiento de la ira