hay relación entre el estrés y la adicción

¿Hay relación entre el estrés y la adicción?

Los sucesos estresantes de la vida combinados con una pésima capacidad de afrontamiento, pueden influir en el riesgo de incurrir en adicciones (o agravarlas). Especialmente porque se aumenta la respuesta del pulso y la automedicación. ¿Qué significa? Que sí hay relación entre el estrés y la adicción. Es el estrés, de hecho, que funge como la raíz del problema en la mayoría de los casos de abusos a sustancias, por ello, resulta importante encontrar formas funcionales de manejarlo.

El estrés normalmente deriva de situaciones de adversidad o dificultades. Desde un punto de vista biológico, los eventos estresantes provocan un aumento en los niveles sanguíneos de hormonas, como el cortisol. La llamada «lucha-huida» es, por tanto, una respuesta normal del cerebro ante eventos o circunstancias complicadas, con el objetivo de prepararnos para la acción o afrontar algún episodio de riesgo o peligro.

Sin embargo, es fundamental distinguir un estrés crónico de uno normal y comprender que sí hay relación entre el estrés y la adicción. En este artículo nos volcamos a desentrañar el vínculo en otros dos componentes que, sin duda, pueden afectar la vida de cualquier persona.

Si hay entre el estrés y la adicción ¿Qué factores influyen?

El estrés es un factor de riesgo clave en el inicio, mantenimiento, recaída y fracaso terapéutico en el contexto de la adicción. Para comprenderlo mejor, tenemos que empezar por desglosar la repercusión del estrés en la vida humana.

Efectos del estrés

Los estresores moderados con duración limitada se perciben como «agradables»; algunas personas incluso buscan experimentar eventos «estresantes», concebidos como experiencias nuevas o altamente estimulantes, que promueven la liberación de hormonas y les hace sentir placer.

Pero los factores estresantes intensos, impredecibles y prolongados, como los conflictos interpersonales, el duelo, el desempleo, etc., producen una sensación de desamparo y síntomas parecidos a los de la depresión.

El estrés crónico por tanto aumenta el riesgo de desarrollar depresión, gripe, tensión muscular, bruxismo, dolor en los hombros, cuello, migrañas, incluso adicción.

estrés y adicción

La adicción actúa como una vía de escape

La exposición casi que permanente a sucesos de estrés durante nuestros primeros años de vida, es un factor clave que predispone a las personas más vulnerables a desarrollar adicciones en la vida adulta.

Sin duda, hay relación entre el estrés y la adicción, incluso muchas veces tienen su origen en el vínculo existente entre la adversidad temprana y los problemas posteriores típicos de la adultez. He aquí algunos puntos que explican mejor el fuerte vínculo entre el estrés y la adición:

  • Los altos niveles de estrés que experimentamos a temprana edad, pueden causar la metilación de genes clave que controlan el sistema de estrés. En este sentido, la adversidad temprana altera nuestros procesos genéticos.
  • Cuando esto sucede, nuestro cuerpo y sistema fisiológico viven en un estado de emergencia constante y, la adicción a alguna sustancia o actividad representa una vía de escape o una forma de aliviar el estrés o lo problemas derivados de él, como la ansiedad, al depresión, los dolores, etc.
  • El contexto laboral es otro factor que proporciona una exposición casi normal al estrés crónico. Y es que el estrés ocasionado por el trabajo puede incluir factores como las necesidades laborales, la capacidad de tener control sobre las decisiones y el grado de apoyo social dentro de él.
  • Las dificultades en el trabajo muchas veces desencadenan episodios de ansiedad, depresión u otras afecciones médicas y, por ende, la búsqueda de una ruta de escape a estos problemas, como la adicción..

Cuando decimos que hay relación entre el estrés y la adicción no implica que todas las personas que vivan o han vivido inmersas en situaciones de adversidad o dificultades, sufran alguna adicción, pero los riesgos siempre serán más elevados en estos casos.

Sucesos estresantes que aumentan el riesgo de adicciones

Una circunstancia estresante, tomada de forma aislada, no es tan dañina. Lo que importa es cómo evalúa la persona el estrés y cómo se relaciona con él. Es decir, el significado que el evento tiene para el individuo resulta clave para evitar sufrir los efectos del estrés.

Hay pruebas sólidas de que sí hay relación entre el estrés y la adicción. Se ha demostrado que las experiencias adversas en la niñez, como el abuso físico y sexual, la negligencia, la violencia doméstica y la disfunción familiar están asociadas con un mayor riesgo de adicción.

Por supuesto, existen otras situaciones que aumentan el riesgo. Serían:

  • Las personas con matrimonios infelices, insatisfacción laboral, etc. también informan un aumento en las tasas de adicción.
  • La experiencia de adopción negativa durante la infancia y la adolescencia aumenta indirectamente el riesgo de adicción, a través de una disminución en la capacidad de autocontrol.
  • De hecho, se sabe que los adultos jóvenes en riesgo de abuso de sustancias tienen menos autocontrol y, sobre todo, una incapacidad para manejar y controlar sus emociones. Este comportamiento adictivo es el resultado de sus experiencias y los entornos en los que crecieron.

Definitivamente cuanto mayor sea el número de tensiones a las que esté expuesta una persona, mayor será la posibilidad subsiguiente de adicción.

La teoría de la automedicación

Un argumento válido de que hay relación entre el estrés y la adicción es la teoría de la automedicación. Según los expertos, esta sugiere que la persona puede usar sustancias para hacer frente al estrés o para aliviar los síntomas de ansiedad y depresión resultantes de un evento traumático.

automedicación en el estrés y las adicciones

El consumo de drogas por tanto funciona como un medio para regular, influir y aliviar el estrés psicológico. Un alto grado de estrés emocional incluso se asocia con la pérdida de control sobre los impulsos y la incapacidad de retrasar la gratificación.

Además, disminuye el volumen de materia gris en la región del cerebro asociada con el control cognitivo y la regulación del estrés. Y es que la parte de la corteza prefrontal que participa en la cognición deliberativa se ve interrumpida por el estrés; dando como resultado la pérdida de la capacidad de ser reflexivo.

El caso es que las personas con estrés crónico están propensas a seguir impulsos, como fumar, beber, abusar de las drogas prescritas o de sustancias en general, como una forma de afrontar el estrés diario.

Conclusiones

Los acontecimientos vitales más estresantes y la incapacidad de recurrir a estrategias de afrontamiento funcionales podrían influir en el riesgo de desarrollar una adicción. Esto explica la importancia de comprender mejor la hay relación entre el estrés y la adicción y cómo funcionan ambos componentes, para el desarrollo de habilidades en el tratamiento de estos problemas.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.