Los 6 tipos de ansiedad más comunes

Los 6 tipos de Ansiedad más comunes

La ansiedad es uno de los problemas más comunes en los jóvenes y adultos de la sociedad actual. Tal vez por el efecto de nerviosismo y desosiego que suele generar la idea de no poder cumplir con nuestras responsabilidades diarias, evitar ciertos lugares, tener miedo a ser blanco de chistes y mucho más. Las causas de este problema, por supuesto, pueden derivar de diferentes factores en cada persona, por lo que existen varios tipos de ansiedad capaces de ocasionar cambios físicos y conductuales.

Podemos definir la ansiedad como un estado emocional no placentero desencadenado por imaginarnos cierto peligro. Pensar, por ejemplo, a la situación a los que nos enfrentaremos al no poder pagar la hipoteca de una casa podría generar miedos, preocupaciones, inquietudes, nerviosismo, cansancio, incluso problemas de concentración que desatan esta emoción.

Ojo, la ansiedad puede ser una respuesta ante un posible riesgo, de manera que es posible experimentarla en algunas ocasiones como mecanismo de defensa. El problema es cuando este estado emocional se vuelve crónico e incontrolable.

Tener conocimiento sobre los tipos de ansiedad más comunes, podría permitirnos identificar si tenemos algún problema de carácter emocional, o si algún ser querido está atravesando por esta situación. He aquí donde queremos ayudaros, describiendo las características principales de los diferentes trastornos de ansiedad que existen.

Te contamos cuáles son los tipos de ansiedad más frecuentes

Antes de analizar los distintos tipos de ansiedad, debemos destacar que es normal que se identifiquen diferentes trastornos en una misma persona. Sin embargo, clasificarlos permite a los expertos encontrar la solución más adecuada para abordar el problema. Estos son los 6 trastornos de ansiedad más comunes en la actualidad:

problemas de ansiedad

  1. Fobia social

Quienes padecen de fobia social suelen experimentar un miedo extremo e incontrolable cuando están frente a dos o más personas, porque tienen temor de sentirse humillados por ellas. Los pacientes con este tipo de trastorno suelen pensar constantemente que la gente los cuestionará de forma negativa y viven con esa sensación de que son inferiores a otros.

Estas personas suelen sudar, incluso tiemblan cuando están rodeadas de gente. La fobia social, por tanto, suele presentarse en situaciones que implique interacción con otros, como hablar o comer en público.

  1. Crisis de angustia o ataques de pánico

Una crisis de angustia o ataque de pánico es uno de los tipos de ansiedad más comunes y se manifiesta a través de episodios fortuitos de miedo desmedido. Mayormente, este temor viene acompañado de síntomas físicos (taquicardia, sensación de ahogo, dolor en el pecho, temblores o mareos), y pensamientos negativos sobre esos síntomas (como miedo a sufrir un infarto, perder el control, desmayarse, incluso miedo a fallecer).

Los ataques de pánicos desaparecen rápidamente y alcanzan su “clímax” en unos minutos, pero la sensación suele durar menos de 60 minutos. El caso es que las personas con este problema viven inmersas en preocupaciones constantes y tienden a ser muy inseguras.

  1. Ansiedad generalizada

Es el tipo de ansiedad más frecuente en estos tiempos, ya que deriva de las preocupaciones generadas por la “falta” de bienestar económico, doméstico, familiar, salud, etc. Para una persona con ansiedad generalizada no poder tener control sobre estos asuntos, es motivo de preocupación constante.

Las consecuencias de vivir gran parte del día sumergido en preocupaciones tienen repercusiones físicas, por lo que estas personas suelen experimentar tensión muscular, insomnio, dificultad para concentrarse, fatiga, irritabilidad y mucho más.

  1. Trastorno obsesivo-compulsivo

El trastorno obsesivo-compulsivo también forma parte de los tipos de ansiedad más comunes y se caracteriza por la adopción de conductas repetitivas o rituales, con la finalidad de controlar algún miedo (compulsiones), generado por pensamientos persistentes (obsesiones).

La adopción de estos comportamientos impiden a las personas obsesivas-compulsivas a realizar sus actividades cotidianas con normalidad. Alguien obsesionado con el orden, por ejemplo, pueden vivir organizando los objetos de la casa casi todo el día, como si de un ritual se tratase.

Conviene destacar que en la mayoría de los casos que se detecta el trastorno obsesivo-compulsivo, la persona que lo padece no es consciente del problema.

  1. Trastorno por estrés postraumático

Consiste en un trastorno que aparece luego de experimentar un suceso que llevaba una inmensa carga de miedo, generalmente, asociado con el sufrimiento de lesiones físicas graves o con el riesgo de haber perdido la vida. La ansiedad por estrés postraumático es bastante usual en quienes participaron en una guerra bélica, por ejemplo.

Los pacientes con este problema pueden asustarse fácilmente, quedarse paralizados en un episodio afectivo, mostrar desinterés por las actividades recreativas, ser más irritables y agresivos. Además, se obsesionan con evitar situaciones que les recuerde al acontecimiento que vivieron.

De hecho, suelen resurgir el evento traumático en sus pensamientos todos los días, incluso, tienden a tener muchas pesadillas al momento de dormir.

  1. Agorafobia

Cuando se habla de los tipos de ansiedad más comunes, la agorafobia no se puede pasar por alto. No nos sorprendería que conozcáis o hayáis oído de alguien que sienta pánico de estar en ciertos espacios o situaciones.

Los espacios más usuales a los que temen estas personas son los asesores, túneles, trenes, cruzar puentes o incurrir en lugares con mucha gente, etc. Hay casos en los que estas personas solo son capaces de realizar estas actividades si van en compañía de alguien de su total confianza. Mayormente, el trastorno de angustia y la agorafobia se manifiestan en conjunto.

ansiedad generalizada

Conclusiones

Si bien existen diferentes tipos de ansiedad que son ocasionados por causas diferentes, hay dos elementos que están presentes siempre en cada uno de ellos: el miedo y la preocupación. Es alrededor de estos dos síntomas que se erigen los trastornos descritos en este artículo, incluso aparecen otros síntomas que distinguen a una ansiedad de otra.

Ahora que conocéis los trastornos de ansiedad más usuales, os invitamos a recurrir a ayuda profesional en caso de que identifiquéis algunos de estos síntomas en vosotros o en algún amigo, compañero o ser querido.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.