Testimonios

Caso M

Cuando intentas solucionarlo a tu manera, por tu cuenta, y acabas comprendiendo que no puedes, es cuando sientes que necesitas ayuda. Yo me sentía triste, deprimida, atormentada y enfadada porqué veía que mi relación podía ser perfecta, pero por mi culpa, no lo era.

Poco a poco todo esto cambió, gracias a este equipo de psicolog@s y con su ayuda, me di cuenta de muchas cosas. No ha sido fácil, las primeras sesiones fueron duras, me daba miedo, pereza y vergüenza explicar mis sentimientos, pero las ganas de encontrarme bien podían con todo esto.

A través de su metodología de trabajo he aprendido muchas cosas. Cambiar aquellos pensamientos irracionales por algo racional era difícil, sobretodo cuando tus sentimientos son más fuertes que tu cabeza, pero poco a poco lo fui consiguiendo. Los primero días debía anotar aquello que me hiciera sentí mal, triste, deprimida, enfadada… e intentar cuestionarme estos pensamientos para convertirlos en racionales. Así me di cuenta de como podría pasar de estar deprimida a triste, de rabiosa a enfadada o molesta, de aterrorizada a preocupada, cambiar mis emociones y estados de ánimo y cambiar la necesidad de tenerle por un deseo más sano.

Seis meses más tarde puedo decir que me encuentro feliz. Siento que he mejorado muchísimo, he encontrado mi sitio dentro de mi relación y he comprendido que debo dejarle su espacio, tener el mío y compartir el nuestro. Sólo así seremos felices. Siento que cada día le quiero más, me siento libre, tranquila, y con unas ganas increíbles de hacer cosas y pensar en nuestro futuro.

Caso D.

Llevaba 8 años con mi pareja y tenía vaginismo, algo que no había escuchado que tuviera nadie, lo cual veo lógico, ya que yo sólo lo conté a 3 ó 4 personas muy allegadas (incluido mi novio). No sabía ni a dónde dirigirme ni en quién depositar, una vez más, mi confianza, gracias a un resquicio de voluntad que aún me quedaba, encontré el Institut RET donde supieron desde el primer momento cuál era exactamente mi problema y los pasos a seguir para solucionarlo.

Gracias al tratamiento TREC  que me enseñó, empecé a replantearme mis pensamientos y a ver la vida de una forma más tranquila, sin obligaciones, hasta disfrutaba existiendo, también me ayudaron los juguetes eróticos, las sesiones individuales y de pareja, sobre todo lo que más me ayudaba era ver que yo manejaba mi situación, y que estaba luchando por algo que poco a poco iba recogiendo sus frutos.

Tras unos 6 meses de tratamiento, lo conseguí, por fin. Tengo más ganas de hacer cosas, con más ilusión, casi nada me da miedo, me río más de todo y de mí misma. No dramatizo tanto ni me siento tan víctima. Me siento capaz de hacer cualquier cosa que me proponga y sobre todo libre.

Contacta con nosotros


Especialidad clínica:

PsicologíaSexologíaTerapia de ParejaMedicinaTerapia de GrupoTerapia Online

Formación Profesional:

Posgrado/MásterInfanto/JuvenilCurso intensivoCertificadosCursos onlineSupervisiones